Cáritas invita a celebrar el Día de la Caridad con el lema: “Allí donde nos necesitas, abrimos caminos a la esperanza”

Conscientes de que el bien, el amor, la justicia y la solidaridad han de ser conquistados cada día, Cáritas lanza su tradicional campaña de Caridad. Bajo el lema “Allí donde nos necesitas, abrimos caminos a la esperanza”, la Confederación se une a la fiesta del Corpus Christi -que se celebrará este domingo 2 de junio- con una invitación a salir al encuentro de los demás, especialmente, de las personas más pobres; comprometerse con el bien común y cultivar la solidaridad en comunidad.

A través de esta campaña, Cáritas quiere hacer visible el clima de desesperanza social y de desorientación en el que viven muchas personas debido a sus graves dificultades para acceder a una vivienda; por la creciente precariedad laboral o por encontrarse en una situación administrativa irregular.

La experiencia de Cáritas al lado de estas personas es que es posible ‘recalcular la ruta’. En palabras de Eva San Martín, coordinadora de la campaña de Caridad de Cáritas, “cada encuentro, cada relación de ayuda significativa, cada diálogo sanador es sacramento de esperanza, especialmente para la persona más vulnerable. Se trata, pues, de salir al encuentro para acompañar la vida, su proceso de sanación y recuperación, su proceso de desarrollo en busca de una vida mejor, estableciendo vínculos con la persona”.

Abrir camino a la esperanza es una tarea ardua, que conlleva una responsabilidad afectiva y efectiva, coherente y cercana. Algunas de las iniciativas concretas en las que Cáritas está comprometida es la regularización de las personas extranjeras en nuestro país; facilitar formación para alcanzar un empleo y defender la dignidad de todas las personas que sufren alguna situación de vulnerabilidad o pobreza haciendo lo posible para que puedan acceder a sus derechos.

“Allí donde las personas nos necesitan, sea cual sea su historia, estamos y queremos estar, como Iglesia, como comunidad cristiana, como Cáritas, alzando la voz para denunciar el sufrimiento, la falta de oportunidad, y para anunciar la buena noticia de la esperanza en cada camino nuevo que se traza, en cada puerta que se abre, en cada encuentro que invita a empezar de nuevo”, señala Eva San Martín.

 “¡Gracias por tanta entrega y testimonio!”

En su habitual mensaje con motivo del Día de la Caridad, los obispos de la Subcomisión Episcopal para la Acción Caritativa y Social subrayan que la fiesta del Corpus Christi nos sitúa en el centro de la vida cristiana y “nos hace testigos de la compasión de Dios por cada hermano y hermana”. “Hacerse caridad -recuerdan- es ser, junto a Jesús, pan partido para la vida del mundo”.

Los miembros de la Subcomisión señalan que “celebrar la Eucaristía es comulgar con Jesús y su proyecto del Reino para vivir cada día de manera más entregada, trabajando por un mundo más humano”. Esta misión requiere llegar a las personas, allí donde estén, logrando, ante todo, “reconocerlos realmente”, para hacerlos “parte de nuestra vida”.

“El papa Francisco -señalan- nos hace dos propuestas para abrir camino a la esperanza pública, bien común de todos: impulsar y animar la cultura del encuentro y la cultura del cuidado para erradicar la indiferencia, el rechazo y la confrontación, que suele prevalecer hoy día”.

Esa cultura del encuentro y del cuidado es una realidad en la vida de muchas personas. Por ello, los obispos agradecen el amor, la gratuidad y el servicio de tantas personas voluntarias, cuya entrega y testimonio son “semillas del bien común para la sociedad”. “Sus brotes -concluyen- se concretan y se hacen visibles en las vidas de las personas que vuelven a sentirse dignas porque son miradas y escuchadas desde el amor y el cuidado. ¡Gracias por tanta entrega y testimonio!”.

Hasta el próximo domingo, 2 de junio, festividad del Corpus Christi, desde Cáritas Diocesana de Huelva celebramos como cada año la Semana de Caridad. A lo largo de estos días, tendremos una cita con la transparencia y la rendición de cuentas sobre el trabajo desarrollado a lo largo del año en nuestra diócesis y parroquias, que va acompañada de colectas y acciones de captación de recursos, y las celebraciones litúrgicas.

Campo de Voluntariado Joven 2024

¿Qué te proponemos?

Cáritas Diocesana de Huelva te ofrece la posibilidad de que participes en el I Campo de Voluntariado Joven junto con otras personas de tu edad para tomar conciencia de la realidad que viven las personas en situación de exclusión, así como reforzar los valores de empatía, solidaridad y compromiso.

¿A quién va dirigido?

El Campo de Voluntariado Joven está destinado a jóvenes de entre 18 y 25 años.

¿Qué haremos?

Podrás participar en proyectos con personas en situación de sin hogar, casas de acogida y también en un proyecto dirigido a menores. Serán unos días compartiendo tiempo, espiritualidad, creatividad y habilidades. Construyendo caminos de esperanza desde una caridad comprometida.

Fórmate, conócete y reflexiona

Recibirás formación sobre la realidad social con la que vas a trabajar. Habrá ratos para reflexionar y compartir con el grupo las experiencias vividas.

¿Cuándo y dónde lo haremos?

Del 14 al 19 de julio. Los proyectos y actividades se desarrollarán en Huelva.

Coste de la actividad: 80€

Incluye: alojamiento, comida, formación y desplazamientos.

¡RESERVA TU PLAZA antes del 21 de junio!

En el correo electrónico: voluntariado@caritashuelva.org
a través de teléfono: 959245226 / 62029723

Participan: Pastoral Universitaria, Pastoral de Juventud y Adolescencia y Diócesis de Huelva.

Cuidado de las personas, cuidado de los pueblos

En Cáritas Diocesana de Huelva creemos que es necesario poner en su lugar al mundo rural y, para ello, seguimos trabajando y avanzando con la fuerza del Dios de la Vida y la Esperanza, que nos cuida y empuja.

Consideramos importante valorar a aquellas personas que en nuestros pueblos llevan a cabo el cuidado de los otros, especialmente los más vulnerables. Cuidados que se realizan desde la cercanía y que ponen en el centro a la persona.

Nos preocupa que en nuestros pueblos tengamos cada vez menos habitantes, pero más nos inquieta que contemos con menos servicios, que hacen que la vida en nuestras comunidades sea más difícil, limitada y deficiente. Nos comprometemos con la realidad de nuestros pueblos, de las personas que vivimos en ellos y, en especial, con los más vulnerables, así como con el entorno que nos envuelve.

Los pueblos como oportunidad

Los pueblos no queremos ser problema, sino oportunidad. Por ello, reivindicamos -junto a otros grupos y movimientos cristianos- que es imprescindible invertir más en educación, sanidad y en todo aquello que posibilite tener las necesidades básicas cubiertas y los derechos asegurados. Es indispensable que las personas que vivimos en los pueblos seamos protagonistas de nuestro presente y futuro, decidiendo e impulsando políticas que no se realicen en despachos alejados de nuestros pueblos, ajenos a nuestra realidad.

Cuidemos los unos de los otros

El papa Francisco en la Encíclica Fratelli Tutti nos invita a que “cuidemos la fragilidad de cada hombre, de cada mujer, de cada niño y de cada anciano, con esa actitud solidaria y atenta, la actitud de proximidad del buen samaritano” (79).

Nos damos cuenta de que el cuidado no solo es responsabilidad de los que tienen los recursos y el poder, sino que hemos de cuidarnos unos a otros y, juntos, la Casa Común. No podemos “ir por libre”, de manera individual, necesitamos trabajar en comunidad o nuestro futuro será más incierto.

Vivir el Evangelio implica atención y cuidado. Cuidar los detalles, pero especialmente cuidar a las personas. Dejarse cuidar por el Dios de la Vida para poder cuidar al hermano. Seamos instrumentos de Dios siguiendo el ejemplo de San Isidro, cuidando y labrando el Mundo Rural y sus gentes, para asegurarnos una buena cosecha.

Cáritas activa una campaña de emergencia para llevar ayuda humanitaria a Haití

Cáritas Española ha abierto una campaña de emergencia para llevar ayuda humanitaria a Haití, el país más pobre y desigual de América con una población cercana a 12 millones de personas. La inseguridad alimentaria, la violencia de las bandas armadas, la vulneración generalizada de los derechos humanos y los brotes de enfermedades ligadas a la falta de agua y saneamiento están llevando a la población al borde del colapso.

Desde hace meses, las bandas criminales controlan buena parte del territorio, principalmente el área metropolitana de la capital, Puerto Príncipe. Según Naciones Unidas, más de 362.000 personas se han visto obligadas a salir de la ciudad hacia otras regiones dejando atrás sus medios de vida y enfrentándose a situaciones de mayor vulnerabilidad. El 72 por ciento de la población sufre malnutrición, mientras que 4,97 millones de haitianos están al borde de la hambruna. “Esta aceleración de los ataques armados limita la circulación de mercancías y contribuye al aumento de los precios de los alimentos básicos, que entre enero y abril han subido un 21%”, explica Juan Manuel Díaz, cooperante de Cáritas Española en el Caribe y Centroamérica.

Cierre de hospitales y escuelas

La violencia ejercida por las bandas armadas ha provocado el cierre de decenas de hospitales y centros de salud por la falta de medicamentos y personal. Además, más de un millar de escuelas permanecen cerradas y los menores se han convertido en el
blanco de los reclutamientos de las organizaciones criminales
. “La situación de violencia e inseguridad alimentaria sumada a la falta de apoyo psicosocial está afectando la salud mental de la población, todo el mundo tiene miedo”, indica Juan Manuel Díaz.

La red haitiana de Cáritas diocesanas informa de la llegada de decenas de miles de desplazados en las provincias, que han aumentado la demanda de productos servicios en poblaciones donde ya había grandes carencias. Con la campaña “Cáritas con Haití”, la Confederación pretende canalizar la solidaridad de los donantes españoles tras la llamada de emergencia de las Cáritas haitianas.

Cáritas Española aportará 100.000 euros para este apoyo inicial de emergencia, quserá destinado sobre todo a las personas desplazadas en Hinche (centro-este) y For Liberté (norte). El objetivo es prestar apoyo psicosocial, ayuda a la producción agrícol y material de primera necesidad, como kits de alimentos, higiene, material escolar mantas y tiendas.

“En Cáritas Española estamos apoyando a las Cáritas diocesanas que están atendiendo a esa avalancha de desplazados de la capital. Agradecemos todo el apoyo que no puedan ofrecer para poder atender esta emergencia humanitaria que podría ir a peo porque empieza la temporada de lluvias, y estamos esperando la intervención milita de la ONU en pocas semanas que traerá más violencia.”, asegura Juan Manuel Día.

«El drama de los 362.000 desplazados internos es que el 60% ya vivían fuera de su hogares debido a la falta de medios de vida. “Lo que está fomentando la red de Cárita parroquiales son las familias de acogida. La idea no es montar campos de desplazado sino ayudar a las familias que están acogiendo a sus familiares que huyen de la capital” señala.

Presencia en el país

Las Cáritas haitianas, que llegan a todo el territorio nacional, se coordinan con las autoridades locales para asegurar que la ayuda llega a las personas que más lo necesitan. Además, tienen identificados proveedores de suministros locales que le permiten recibirlos sin tener que pasar por las zonas controladas por las bandas. Cáritas Española es de las pocas Cáritas que tiene una presencia consolidada en el país a través de las Cáritas diocesanas. Desde 1998, ha mantenido su apoyo y compromiso con el pueblo haitiano, especialmente tras el terremoto que asoló el país el 12 de enero de 2010, el huracán Matthew en 2016, y del terremoto de agosto de 2021.

Desde entonces, la Confederación mantiene un apoyo continuado en proyectos de saneamiento, desarrollo agropecuario y de ganadería y grupos de auto-ahorro, que permiten a los haitianos mejorar su autonomía. “Hasta ahora cuando necesitábamos dinero, teníamos que conseguirlo con alto interés, y ahora en el grupo ahorramos y nos préstamos a nosotros mismos, con un interés mucho más bajo. Aun con préstamos de 100 gourdes (1 euro) nosotros avanzamos mucho”, explica Silva George, participante de un programa de auto-ahorro.

Cómo colaborar

“El comercio justo le sienta bien a todo el mundo”

El 11 de mayo se celebra el Día Mundial del Comercio Justo. Desde Cáritas Diocesana de Huelva nos unimos al resto de organizaciones de la Coordinadora Estatal de Comercio Justo, para celebrar este día. 

Un día para denunciar

En este día mundial también queremos denunciar las condiciones inhumanas e insostenibles en las que se elaboran productos cotidianos como la ropa, el café, el azúcar o los artículos de higiene. Detrás de estos productos, hay industrias millonarias, lideradas por muy pocas empresas multinacionales, que utilizan materias primas cultivadas por millones de personas en el sur global, bajo condiciones abusivas de trabajo, precios ínfimos y explotación infantil.  

Y no solo son violados los derechos humanos; también el planeta sufre los impactos de este modelo económico que, de forma indiscriminada, destruye bosques, deteriora los suelos y pone en peligro la biodiversidad. 

Los consumidores y consumidoras no podemos ni debemos ignorar las consecuencias de este modelo productivo y comercial profundamente inhumano e insostenible.  

Pero, además, la ciudadanía demandamos que las empresas sean responsables de sus impactos negativos. Por ello y ante las próximas elecciones europeas, pedimos a los futuros representantes, que desarrollen una directiva ambiciosa que obligue a las empresas a respetar los derechos humanos y proteger el medio ambiente en cualquier lugar del mundo. 

Súmate al comercio justo

En el Día Mundial del Comercio Justo os invitamos a sumaros a un modelo de comercio que garantiza los derechos humanos, los derechos laborales y el cuidado del único planeta que tenemos.  

Para mayor conocimiento de la realidad que esconden productos tan cotidianos como el café, el azúcar, el cacao el té, la ropa o los artículos cuidado corporal que tienen tras de sí una larga cadena de producción desde su cultivo hasta que llega a nuestras manos desigual y poco equitativa, la Coordinadora Estatal de Comercio Justo ha publicado el informe El Comercio Justo le sienta bien a todo el mundo.

https://www.instagram.com/reel/C6y10pRqTA3/?utm_source=ig_web_button_share_sheet&igsh=MzRlODBiNWFlZA==