Arranca la II edición del proyecto ‘Mujeres Almenara’ en Punta Umbría

El pasado a 11 de febrero arrancó el Proyecto “Mujeres Almenara II”, fruto de la positiva experiencia que resultó ser la primera edición de este curso, celebrado también en Punta Umbría en los meses de enero hasta marzo 2019. Esta iniciativa comienza este año compartiendo los mismos objetivos:

-Fomentar la promoción personal de mujeres destinatarias de Cáritas Parroquial de Punta Umbría en situación de vulnerabilidad.

-Colaborar en la adquisición y desarrollo de habilidades sociales que mejoren sus relaciones familiares y las acerquen a un entorno laboral formal y de menor precariedad .

-Crear un entorno propicio para la creación de redes de apoyo entre las alumnas, mediante el intercambio de experiencias y el apoyo emocional.

El curso durará hasta mayo de este mismo año, reuniéndose las alumnas dos veces por semana con una monitora especializada, que ya llevó a cabo el proyecto en su primera edición. Son 13 las mujeres que van a participar en esta edición, residentes en la localidad costera; algunas de ellas repiten experiencia, llenas de entusiasmo por seguir aprendiendo, y otras van a comenzar el camino de su crecimiento personal. El equipo de Cáritas Parroquial de Punta Umbría apoya el curso activamente durante todo el proceso, tanto en la selección como en el proceso formativo en sí, teniendo a su párroco D. Jose Antonio Sosa al frente.

A todas las participantes les deseamos suerte, mucho ánimo para mantener el compromiso con ellas mismas y que conserven la misma ilusión que iluminaban sus rostros ayer al comenzar.

“Atrévete a ser valiente hoy y confía en que cuando extiendas tus alas, volarás”

(María Dermuth)

Cáritas Diocesana de Huelva respalda al Relator de la ONU sobre Pobreza Extrema en su visita al asentamiento de Lepe: “Están a kilómetros de distancia del agua”

Cáritas Diocesana de Huelva. 7 febrero de 2020.- Cáritas Española aplaude el contenido del Informe que el Relator Especial de la ONU sobre la Extrema Pobreza y los Derechos Humanos, Philip Alston, acaba de hacer público al término de su visita oficial de dos semanas a nuestro país.

Durante su periplo, Cáritas ha tenido la oportunidad de ser anfitriona del Relator en Mérida-Badajoz, Sevilla y Huelva, donde se reunió con participantes en los proyectos de esas Cáritas Diocesanas para las situaciones de mayor vulnerabilidad, además de mantener una reunión de trabajo con expertos de la Fundación FOESSA para conocer de primera mano la metodología utilizada en sus investigaciones sobre la realidad social llevadas a cabo en España.

Alston se hace eco en su Informe tanto de los datos aportados por el VIII Informe FOESSA como de las precarias condiciones de vida que afectan a los participantes de los proyectos de Cáritas con los que se entrevistó, especialmente las que afectan a los temporeros en la provincia de Huelva.

Mirarse en el espejo

El Relator no ha ocultado su impacto ante lo que ha podido ver con sus propios ojos, una realidad de grave exclusión social en la que desarrollan cada día su labor los voluntarios y trabajadores de Cáritas.

“España debería mirarse de cerca en el espejo”, ha afirmado Alston. “He visitado lugares que sospecho que muchos españoles no reconocerían como parte de su país, donde la palabra que he escuchado con mayor frecuencia en las últimas dos semanas es ‘abandonados’”, ha añadido. Esos abandonados que menciona el Relator no son otros que los “descartados” de los que habla el papa Francisco.

Referencias a su visita en Huelva

Sobre su visita a los asentamientos de Huelva describe las entrevistas realizadas en “un asentamiento de migrantes en condiciones que rivalizan con las peores que he visto en cualquier parte del mundo. Están a kilómetros de distancia del agua y viven sin electricidad o saneamiento adecuado. Muchos han vivido allí durante años y pueden pagar el alquiler, pero dijeron que nadie los aceptará como inquilinos”. “Las condiciones que observé en Huelva son simplemente inhumanas”, constata Alston.

En su respuesta a un periodista sobre estos asentamientos que visitó en Lepe, el relator reconoció que “sé que hay muchos otros en esa situación, como es la de los rumanos, principalmente, pero no solo, que viven en lugares como la Cañada Real, o la de los habitantes de Los Pajaritos a las afueras de Sevilla. Cáritas puede proporcionar una lista completa de esos lugares. Ellos han hecho un trabajo excelente y están presentes en todas las áreas más desfavorecidas”.

Un agradecimiento especial

Desde Cáritas Diocesana de Huelva, queremos agradecer la valentía del Relator de la ONU sobre Pobreza Extrema, Philip Alston, por denunciar de una manera abierta y sincera la realidad que sufren las personas que viven en los asentamientos de nuestra provincia, en este caso pudo hablar de lo que ocurría en el asentamiento chabolista de Lepe. Con estas declaraciones apoya y da visibilidad el trabajo que Cáritas viene denunciando desde hace años las graves condiciones de exclusión social que sufren estas personas.

Cáritas Diocesana de Huelva inaugura un nuevo curso de operaciones básicas de pisos en alojamiento

Huelva, 4 de febrero 2020. Cáritas Diocesana de Huelva ha inaugurado un nuevo curso de camarera de piso y mozo de habitación o valet que permitirá que 12 alumnas reciban una formación específica para su incorporación al mercado laboral.

Se trata de un curso de formación profesional no reglada, dirigida a personas desempleadas y cuya meta es mejorar la cualificación profesional o la inserción laboral mediante la adquisición o mejora de competencias, cualificaciones y conocimientos en una determinada ocupación, operaciones básicas de pisos en alojamientos.

Se trata de un curso donde tienen un peso muy importante las prácticas, las cuales se llevarán a cabo tanto en instalaciones de la entidad como en hoteles de la provincia, así como los módulos transversales de habilidades sociales, orientación laboral, alfabetización digital, igualdad de género o educación medioambiental. 

El curso tiene una duración de 450 horas lectivas, con 100 horas de prácticas laborales, y se desarrollará en las instalaciones de Cáritas Diocesana de Huelva de Cantero Cuadrado entre el 4 de febrero y el 12 de junio.

El motivo de elegir este curso es porque se trata de dar competencias profesionales a unos participantes en una actividad económica con mucha presencia en la provincia de Huelva, debido al enclave geográfico de la misma nos encontramos con un litoral marítimo donde el sector hotelero tiene un impacto económico muy importante en la provincia, así como el turismo de interior debido a la sierra de Huelva, donde el turismo rural está en un momento de gran auge.

El objetivo general es proporcionar a los participantes las herramientas y conocimientos teórico-prácticos que les posibiliten la adquisición de las competencias socio-laborales necesarias para acceder al mercado laboral, participando activamente y siendo responsables en su proceso de formación y búsqueda de empleo, así como en la consecución y mantenimiento del mismo.

Cáritas Diocesana de Huelva y la Fundación Endesa inauguran un nuevo curso de instalador eléctrico para onubenses en situación de riesgo de exclusión social

Huelva, 3 de febrero de 2020. Un total de 12 personas procedentes de los proyectos de Cáritas y de las Cáritas Parroquiales de toda la provincia de Huelva inician hoy un curso de formación en montaje de instalaciones eléctricas y aire acondicionado en edificios, gracias a una nueva edición del proyecto formativo de la Fundación Endesa y Cáritas Diocesana de Huelva.

Ambas entidades llevan colaborando seis años en la celebración de estos cursos de formación que responden a una demanda real que existe en los meses de verano en la provincia de Huelva. Precisamente esta necesidad llevó a la Fundación Endesa y a Cáritas Diocesana de Huelva a establecer acciones formativas que capaciten a las personas en riesgo de exclusión social para el trabajo, ya que la carencia formativa es una de las barreras fundamentales para encontrar un puesto de trabajo.

El curso que hoy ha dado inicio en las instalaciones de Cáritas en Huelva, tiene una duración de 480 horas, con una parte teórica y otra práctica, y permitirá mejorar no solo la cualificación laboral de los 12 participantes inscritos, sino también contribuirá al desarrollo de sus habilidades sociales y laborales, mejorando su grado de empleabilidad y por ello de competitividad laboral frente al empleo.

Las competencias profesionales que se pretenden trabajar con los participantes del presente curso consiste en operaciones de montaje, mantenimiento y reparación de instalaciones eléctricas y aire acondicionado en edificios de acuerdo con los procesos y planes de montaje y mantenimiento, con la calidad requerida, cumpliendo con la normativa y reglamentación vigente, en condiciones de seguridad personal y medioambiental.

Desde que dieran inicio estos cursos de formación de la Fundación Endesa y Cáritas Diocesana de Huelva, han sido ya 96 las personas que han recibido formación técnica para conseguir un puesto de trabajo, logrando el 31% este objetivo.

Sobre la Fundación Endesa

El objetivo principal de la Fundación Endesa, presidida por Juan Sánchez-Calero, es contribuir al desarrollo social a través de proyectos educativos, de formación para el empleo, medioambientales y culturales.

Los proyectos educativos de la Fundación están orientados fundamentalmente a fomentar la innovación en la educación a todos los niveles y a promover la excelencia académica en al ámbito universitario a través de ayudas, becas y cátedras.

Los proyectos de formación para el empleo ponen su foco en la promoción del talento de personas en riesgo de exclusión social, jóvenes emprendedores con escasos recursos y profesionales de más de 50 años.

Sus proyectos medioambientales están centrados prioritariamente en impulsar la educación y la cultura ecológicas.

En cuanto a sus proyectos culturales, destacan los dedicados a la iluminación de monumentos artísticos, a la conservación y difusión del patrimonio industrial histórico del sector eléctrico español y a la colaboración con entidades culturales españolas de primer nivel.

Más información en: http://www.fundacionendesa.org/

Para más :

Un voluntariado que acoge y promociona en la Casa de Santa María

Cáritas es conocida por ser una organización en la que el voluntariado es el motor esencial de su acción. Según los datos de la última Memoria, en Cáritas Diocesana de Huelva participan actualmente 800 personas voluntarias que ofrecen desinteresadamente su tiempo libre, su conocimiento y su buen hacer para hacerse presentes junto a las personas que viven la injusticia de la pobreza.

En la Casa de Acogida Santa María de Cáritas Diocesana de Huelva, participan actualmente 19 personas voluntarias. Esta casa es un recurso residencial de carácter temporal que acoge a personas que se encuentran en una situación de vulnerabilidad o exclusión social y desean plantearse unos objetivos vitales acordes con una vida normalizada y autónoma. Esta casa proporciona alojamiento y manutención, cubriendo las necesidades básicas de las personas acogidas. Además, favorece la integración social de la persona acogida y su autonomía personal, y favorece acciones que ayudan a la sensibilización social y promoción de las personas que sufren la marginalidad a fin de crear una visión más integradora y humana.

En este recurso, las personas voluntarias son mayores de edad y tienen un alto grado de madurez, característica que garantiza el compromiso constante y el respeto hacia las personas que viven en la casa. Además, son personas positivas, que saben escuchar y trabajar en equipo, que quieren compartir y crecer junto a otras personas, que promueven la empatía, y que, en definitiva, transmiten con sus acciones y palabras, aquellos valores e ideales que persigue con su trabajo voluntario.

Estas personas se encargan de distintas funciones como el acompañamiento en la convivencia durante la noche,  clases de apoyo en “Lectura comprensiva” y apoyo escolar, acompañamiento a la compra, acompañamiento en la cocina y acciones de ocio y tiempo libre. Esta última, por ejemplo, supone integrar a personas que están acogidas en la casa, en actividades de ocio y tiempo libre.

Si estás interesado en este tipo de voluntariado en Cáritas no dudes en contactar con nosotros en el correo comunicacion@caritashuelva.org o en el teléfono 959522426.

Un voluntariado comprometido

Cáritas, 20 de enero 2020. Minutos antes de las 21:30h, ya hay personas que esperan en medio de la noche para entrar en ese lugar que muchos llaman «Refugio de San Sebastián». En las puertas, entre ellos hablan, y comentan que aquí tendrán un lugar dónde poder dormir tranquilos y sin frío, un lugar, que les ofrecerá aquello que no tienen: un sitio al que llamar hogar.

A estas personas que carecen de un sitio al que llamar hogar, desde el día 2 de enero, cuentan con un sitio donde refugiarse del frío, donde encontrar el calor que la fría calle no les da, donde tener comida caliente y también, donde encontrar compañía, un abrazo cálido y alguien con quien poder hablar. Este proyecto, impulsado por la Diócesis de Huelva, está sirviendo para dar cobijo a las personas sin hogar durante las frías noches de invierno –hasta el 21 de marzo-, contemplando además servicio de cena y desayuno. Este refugio cuenta con 20 plazas, y es un recurso en el que se ofrece ayuda básicamente asistencial, en concreto, alojamiento nocturno, cena y desayuno.

Esto, no sería posible sin los voluntarios y voluntarias que prestan su tiempo para ayudar a hacer de esta labor una realidad. Lidia, Pepa, Kiko, Conchi, Rocío, son algunos de los nombres de las personas voluntarias que ayudan con su tiempo a estas personas. Ellos, les brindan una cena caliente, una escucha activa, una charla y un cálido abrazo.

-Yo he traído ensaladilla- dice una voluntaria.

-¡Pues yo he traído un caldo bien caliente!- comenta otro voluntario.

Cada uno aporta su grano de arena para hacer una montaña fuerte, para ofrecer, en definitiva, el calor más importante, el humano. Por otro lado, además de proporcionar abrigo durante las horas nocturnas, el Refugio de San Sebastián nace con el objetivo de favorecer la generación de vínculos y convertirse en un espacio desde el que empezar un proceso de recuperación personal y de reducción de daños, previniendo un mayor deterioro.

Desde aquí queremos agradecer a todas las personas voluntarias que se han sumado al proyecto. Gracias por regalar vuestro tiempo a aquellos que más lo necesitan. Gracias, de corazón, porque sin vosotros no se podrían hacer realidad estos proyectos que a tantas personas ayudan a seguir adelante.

Día y noche: una atención integral a las personas sin hogar

Son más de 300 las personas que según el último censo realizado por Cáritas Diocesana de Huelva, viven en las calles de la capital. En estos días que nos cuesta salir a la calle, es cuando apreciamos más que nunca el calor de un hogar, la sábana en el sofá, el edredón en la cama, el café caliente por las mañanas y la tostada recién salida del horno. Muchas personas en nuestra capital no cuentan con estos servicios que para muchos de nosotros se convierten en algo común.

Por su realidad de exclusión e invisibilidad social, uno de los colectivos prioritarios de Cáritas Diocesana de Huelva son las personas en situación de sin hogar. Y es que, el término  ‘sin hogar’ engloba algo más allá que carecer de un techo. Cáritas aborda esta realidad desde hace más de dos décadas y vemos, cada vez más, que esta situación, lamentablemente, sigue aumentando.

Por ello, desde las 09:30 de la mañana, técnicos y voluntarios del centro de día Puertas Abiertas atienden esta realidad. Este proyecto empezó siendo puramente de reducción de daños ha ido poco a poco creciendo hacia un recurso que busca una intervención integral con la persona. En este centro, las personas se pueden tomar un café caliente con una tostad, pueden leer la prensa, lavar su ropa y ducharse. A demás, los técnicos pertenecientes al proyecto escuchan, gestionan y asesoran a cada persona según su situación personal para intervenir de manera integral con la persona.

Por la tarde vuelven a abrir, de lunes a viernes, para ofrecer sus servicios. Según técnicos del proyecto “cada vez van viniendo más personas que poco a poco se van enterando de lo que ofrecemos”. Así pues, a partir de las 16:30 y hasta las 19:30, muchas personas se acercan al Centro para resguardarse del frío y tomar algo caliente.  Además, de lunes a miércoles se realiza el Taller de Artesanos, que nace como respuesta a las necesidades de las personas que se encuentran en situación de exclusión social. Llevan a cabo una actividad manual utilizando material reciclado para la realización de artículos de artesanía. Los artículos son realizados por los usuarios junto con un grupo de voluntarios que dirigen la actividad. Josema Gómez, responsable del Centro de Puertas Abiertas, explica que “el Taller de Artesanos es importante porque conseguimos que los usuarios vuelvan a adquirir una serie de habilidades que por su situación han dejado de tener”.

Por último, el pasado día 2 de enero, la Diócesis de Huelva puso en marcha un nuevo recurso para las personas sin hogar en la capital. Se trata del ‘Refugio de San Sebastián’, que está sirviendo para dar cobijo a este colectivo vulnerable durante las frías noches de invierno –hasta el 21 de marzo-, contemplando además servicio de cena y desayuno. Este refugio cuenta con 20 plazas, y es un recurso en el que se ofrece ayuda básicamente asistencial, en concreto, alojamiento nocturno, cena y desayuno. Además de proporcionar abrigo durante las horas nocturnas, nace con el objetivo de favorecer la generación de vínculos y convertirse en un espacio desde el que empezar un proceso de recuperación personal y de reducción de daños, previniendo un mayor deterioro.

Cáritas, al lado de nuestros mayores

Cáritas, 10 de enero 2020. A veces, en nuestro día a día, nos dejamos llevar por aspectos superficiales de nuestra vida, olvidándonos, del valor que tiene la experiencia o el sentido colectivo de nuestra sociedad. Las personas mayores son el pegamento entre nuestro pasado y nuestro presente, y su conocimiento debe ser contado y compartido. Por ello, se merecen toda nuestra atención, escucha y amor.

Desde el Programa de Familia de Cáritas Diocesana se está impulsando el trabajo con las personas mayores, especialmente con aquellas en situación de mayor vulnerabilidad, soledad o que presentan deficiencias en lo que se refiere a una atención plena e integral, con el objetivo de apoyarlas y acompañarlas a ellas y sus familiares en su día a día,  tratando de empoderarlas, evitar su aislamiento y favorecer su participación en la vida de la comunidad

Este trabajo se viene desarrollando desde hace varios años en la zona de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, donde se dan numerosos condicionantes específicos derivados del hábitat y de la insuficiencia de servicios y recursos en los pueblos  que suponen un desequilibrio en cuanto a derechos y oportunidades y, por tanto, un riesgo para las personas mayores que viven en estos pueblos.

La pirámide poblacional de la Sierra presenta una pronunciada curva de envejecimiento, no siendo ajena al fenómeno que se reproduce en la mayoría de países desarrollados. Además, hay que destacar otro aspecto importante que se produce simultáneamente en la población,  que es el aumento de la esperanza de vida. Pese a que cada vez más se llega a la vejez con unas mejores expectativas de vida, también es verdad que el alargamiento de la misma propicia la aparición de enfermedades y discapacidades que merman las habilidades funcionales del anciano. La discapacidad tiene como consecuencia una pérdida de autonomía funcional que afecta al desenvolvimiento del anciano para llevar a cabo las actividades de la vida cotidiana.

Sin embargo, uno de los dramas más grandes que vive la población mayor en esta zona es precisamente la  falta  de  relaciones  humanas, la soledad y el aislamiento. Los voluntarios de Cáritas han ofrecido durante muchos años, y siguen ofreciendo, acompañamiento y apoyo emocional a las personas mayores en casos de soledad o abandono. Ofrecen su tiempo, generosidad, experiencias y conocimientos, a las personas mayores más vulnerables de esta zona. La presencia del voluntariado posibilita la creación de una red social generadora de factores de protección para estas personas y de fortalecimiento para las familias.

El proyecto, por tanto, pretende contribuir al  bienestar cotidiano de las personas mayores de la zona de la Sierra de manera que puedan mejorar los hábitos de vida saludable, físicos y mentales, al objeto de incrementar su autonomía personal y calidad de vida así como a mejorar su red de apoyo social, evitando su soledad y aislamiento.

Para lograrlo se llevan a cabo actividades relacionadas con el apoyo y cuidado personal a las personas mayores a través de una intervención profesional en el ámbito sanitario, mental y social del mayor en situación de aislamiento y con dificultades físico-psicológicas en las tareas básicas de la vida diaria; se ofrece apoyo también en la gestión de servicios, prestaciones para dar cobertura a las necesidades básicas detectadas, derivación a las instituciones o recursos pertinentes de los casos en situación de abandono; talleres de estimulación cognitiva para mejorar  el funcionamiento cognitivo y ralentizar el proceso de deterioro, evitar la desconexión del entorno, aumentar la autoestima y autonomía personal y actividades de ocio y convivencias para favorecer las relaciones sociales, la comunicación y convivencia con otras personas. Además se desarrollan acciones formativas y de acompañamiento para personal de ayuda a domicilio, familias y voluntarios.

Navidad: Cáritas invita a ser ángeles que se movilizan para servir y defender la dignidad de los más pobres

Bajo el sugerente lema “Todos tenemos un ángel, especialmente en Navidad”, Cáritas lanza su Campaña de Navidad 2019 con el objetivo de movilizar a las comunidades cristianas y a toda la ciudadanía a actuar ante las circunstancias de precariedad y soledad de las personas más vulnerables, y a ser capaces de despertar a ese ángel que todos llevamos dentro, que se conmueve y siente el dolor y el sufrimiento de los demás.

Ángeles que se movilizan y colaboran

Esta llamada a ser ángeles que se movilizan para proteger, servir, amar y defender la dignidad de los más pobres y vulnerables pretende, además, ampliar la base social de donantes de Cáritas. Para ello, la Campaña de Navidad invita a sumarse a la legión de mensajeros de solidaridad que, bien como donantes o como voluntarios, sostienen las acciones que las 70 Cáritas Diocesanas de toda España llevan a cabo para acompañar a 2,7 millones de personas desfavorecidas dentro y fuera de nuestro país.

Todos esos ángeles que eligen caminar junto a quienes tienen su dignidad más maltratada han hecho posible, por ejemplo, que en el último año la Confederación Cáritas en España haya destinado 258 millones de euros de fondos procedentes de donaciones privadas a sus distintos programas sociales.

Los nuevos pesebres olvidados

En este tiempo de Navidad, Cáritas pone el foco en la vigencia del pasaje evangélico de la Natividad que se encarna en aquellos que siguen naciendo en pesebres olvidados en todos los rincones del mundo, de nuestras propias parroquias, de cada barrio, y de todos los pueblos y ciudades.

La nuestra es una sociedad siempre necesitada de escucha, de ternura, de acompañamiento. Cada uno hemos sentido alguna vez cerca a alguien especial, que en un momento difícil o decisivo de su vida le ha hecho sentir comprendido o acompañado. Y todos hemos tenido un ángel, que nos ha ayudado a recuperar la esperanza, a disipar las incertidumbres y a permitirnos traspasar nuestros límites y fronteras.

Todos llevamos dentro ese ángel que se acerca a aquellos entre los que eligió nacer Jesús en un establo de Belén: los más pobres, los descartados, los que viven en los márgenes de los caminos.

Son estas personas frágiles y vulnerables, excluidas de todos los modelos sociales que han recorrido la historia, los preferidos de Dios para anunciar la salvación. Hablamos de las familias desahuciadas, las mujeres, maltratadas, las personas sin hogar, los inmigrantes que están lejos de sus países de origen, las víctimas de la trata de personas, los ancianos solos, los enfermos más débiles y dependientes, los desempleados y los trabajadores pobres, los niños desprotegidos o los jóvenes sin expectativas de futuro.

Ellos y ellas nos exhortan a ser ángeles acogedores y sensibles al amor, ese ingrediente que es capaz de transformar el corazón y cambiar unos modelos de vida que los deshumanizan y los expulsan.

Ángeles para revertir la «sociedad desvinculada»

En un escenario social caracterizado, como alerta el VIII Informe FOESSA presentado en junio pasado, por una sociedad cada vez más desvinculada y aquejada de cierta “fatiga de la solidaridad”, la propuesta de activar ese ángel individual que llevamos dentro puede ayudar a conseguir que las personas, inmersas en un mundo que promueve el individualismo, se conviertan en una comunidad auténticamente acogedora que facilite el pleno acceso y la participación de los más vulnerables.

Como ángeles individuales que salen al encuentro, a la protección y a la escucha del otro, podemos desempeñar un liderazgo social, que, aunque a pequeña escala, actúe de abajo a arriba para construir una comunidad acogedora que permita re-vincularnos.

Ángeles que «comparten el camino»

La llamada a ser ángeles de la Campaña de Cáritas enlaza de lleno con la propuesta que plantea el presidente de Cáritas Internationalis, cardenal Luis Antonio Tagle, en su mensaje para el Adviento para compartir el viaje con los refugiados y migrantes, esas Sagradas Familias de nuestro tiempo, que protagonizan su particular huida a Egipto en muchas regiones del mundo.

“En este Adviento –escribe el cardenal—, me acuerdo también de todo lo que la Sagrada Familia tiene en común con las personas que se desplazan hoy en día. En algunos casos, alguien les dijo que dejaran sus casas, en otros se encontraron sin habitación en la posada y sin seguridad, ni protección. Otros tienen un bebé que nace lejos de casa y de la familia”.

Dentro de la red mundial de Cáritas Internationalis, son millones las personas que, como recuerda Tagle, desempeñan su papel de ángeles “acogiendo y protegiendo a los migrantes y refugiados, compartiendo el viaje, caminando con los más vulnerables”.

Ángeles que «miran la realidad con profundidad»

Comprometerse en la acción de Cáritas significa, también, en este tiempo de Adviento, “volver a Jesús, portador de Buena Noticia para un mundo que desespera”. Nos lo recuerda Vicente Martín Muñoz, delegado episcopal de Cáritas Española, en su reflexión para este tiempo litúrgico y cuyo contenido remite directamente al objetivo de la Campaña de Navidad.

Porque la invitación de Cáritas a ser ángeles “nos convoca proféticamente a saber mirar la realidad con profundidad, con ojos de fe y corazón afectado”. “Necesitamos conocer la realidad, analizarla, escucharla para comprenderla y transformarla”, señala Vicente Muñoz. “Necesitamos hacer pedagogía de la compasión transgresora, que camina de la mano de la indignación, ante el sufrimiento injusto y evitable, y pedagogía de la esperanza para aliviar la desesperanza de tantas personas que soportan el peso de su situación y acompañarles en el logro de sus derechos,”.

Y es que si “todos tenemos un ángel, especialmente en Navidad”, en nuestras manos está responder a la llamada a “sembrar esperanza, ofreciendo caminos nuevos de vida, empujando e iluminando, en medio de tantas oscuridades”. Ese ángel que, en palabras del delegado de Cáritas, está tanto “en muchos gestos de personas samaritanas” como “en la capacidad de alegría, de resistencia y de solidaridad de tantos empobrecidos que luchan día a día con dignidad, y en nosotros cuando vamos descubriendo su rostro desfigurado por el dolor en el hermano, dejándonos afectar y sacando lo mejor de nosotros mismos”.

DESCARGAR NOTICIA

DESCARGAR FOTO

VER VÍDEO

Una mirada hacia los Derechos Humanos

Hoy 10 de diciembre, celebramos el Día Internacional de los Derechos Humanos, que establecen las condiciones indispensables para garantizar la dignidad humana y hacer posible que las personas vivan en un entorno de libertad, justicia y paz. Todas las personas somos iguales en dignidad y en el ejercicio de la misma tal y como dice la Declaración Universal de los DDHH de 1948. 

Cáritas hace suya la mirada del Padre Dios, la mirada de quien escucha el clamor de su pueblo y se pone en marcha en la búsqueda del Reino de Dios y su justicia, que exige y conlleva unn mundo sin desigualdad, sin exclusión y sin pobreza, un mundo donde todas las personas y los pueblos vivan su plena dignidad. 

Por ello, queremos compartir contigo unos cuadernillos de trabajo titulados «Los Derechos Humanos en nuestra Comunidad».  Pincha aquí para obtenerlos.