Cáritas urge medidas concretas para garantizar la identificación y protección de las víctimas de trata

El número de víctimas de trata de seres humanos es elevado. Según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en 2018 se detectaron y denunciaron unas 50.000 víctimas de trata a nivel mundial. El 50% de estos delitos se cometieron con fines de explotación sexual, mientras que el 38% tuvieron como finalidad el trabajo forzoso. En los casos de explotación sexual, nueve de cada diez víctimas (92%) son mujeres y niñas.

Hoy 18 de octubre se celebra el Día Europeo contra la Trata de Personas, una jornada que supone una nueva oportunidad para seguir denunciado la situación de vulneración de Derechos Humanos en la que se encuentran las víctimas de este delito.

El año pasado Cáritas acompañó a 3.312 mujeres a través de diversos programas en los que se proporciona atención especializada en contextos de prostitución, explotación sexual y de trata con fines de explotación sexual. De ese total, 1.762 mujeres fueron contactadas a través de visitas a los lugares de ejercicio de la prostitución, mientras que 1.550 recibieron atención en alguno de nuestros centros de atención especializados.

El número de mujeres en las que se detectó una situación de explotación sexual fueron 529. “La cifra es menor que el año anterior. Creemos que no solo ha influido el menor número de visitas a los lugares donde las mujeres ejercen la prostitución, sino las dificultades para la detección de indicios de explotación sexual”, explica Noelia de Pablo, responsable de los programas de mujer, prostitución y trata de Cáritas Española.

De acuerdo a los datos recogidos por nuestra entidad, 301 mujeres presentaban indicios de trata con fines de explotación sexual (9% de las mujeres acompañadas), de las cuales 74 mujeres (2,2%) fueron identificadas formalmente por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. “Los datos nos indican un año más la necesidad de poner en marcha un nuevo mecanismo de identificación que permita una mejor detección e identificación, y por ende protección a las víctimas”, subraya De Pablo.

Grandes dificultades

La larga trayectoria de trabajo de Cáritas en este ámbito de exclusión social nos permite ser testigos de las dificultades que viven las mujeres para salir de la situación en la que se encuentran. Entre ellas destacamos:

El alto porcentaje de mujeres de origen extranjero. La realidad de los flujos migratorios demuestra cómo las mujeres sufren diferentes tipos de violencias en el país de origen. “A ello se suma la falta de oportunidades aquí y allí, además de los engaños y promesas que no se corresponden con la realidad de lo que se encuentran cuando llegan a nuestro país”, señala De Pablo.

Casi la totalidad de estas mujeres tienen cargas familiares. En la mayoría de los casos el motivo principal del proceso migratorio que viven estas mujeres es la búsqueda de oportunidades para ellas y para sus hijos. En algunos casos los menores que tienen a cargo están en España y, en otros, deben hacerse cargo de ellos en su país de origen.

El estigma propio del contexto de prostitución. Esta realidad condiciona a las mujeres por las posibilidades de rechazo de su familia y de su comunidad. “Esto conlleva un fuerte impacto psicológico y físico que se hace evidente en el aislamiento, inseguridad, miedos y fobias, culpa, dependencia emocional, destrucción de la propia identidad y procesos de indefensión aprendida. En un alto porcentaje de ellas esto se traduce en trastorno de estrés postraumático”, indica De Pablo.

Aumento del ejercicio de la prostitución en pisos. Al igual que en años anteriores, el cierre de los clubs ha incrementado el desplazamiento de las mujeres a los pisos. “Esto provoca que sea una realidad cada vez menos accesible a las entidades sociales, lo cual dificulta nuestro trabajo”, apunta De Pablo.

Todas estas situaciones, sumadas a la situación administrativa irregular en la que se encuentran muchas mujeres, conlleva una grave vulneración de derechos, como, por ejemplo, el acceso a ayudas, al empleo, a la salud o a la vivienda, entre otros.

A estas dificultades hay añadir también el uso y abuso de las nuevas tecnologías. En los últimos años, las redes de trata de personas se han adaptado a las nuevas dinámicas y utilizan las nuevas tecnologías como formas de captación, además de ser más habitual la explotación sexual a través de la Red (videollamadas, sesiones en directo, etc).

Frente a esta realidad es cada vez más urgente la aprobación de una Ley Integral contra la Trata, como viene demandando desde hace años la Red Española Contra la Trata de Personas (RECTP), de la que Cáritas es colaboradora.

Dicha Ley, con dotación presupuestaria adecuada, debería incorporar cuestiones como:

1. Abordar todas las formas de trata para las diferentes formas de explotación (sexual, laboral, mendicidad forzada, criminalidad forzada, matrimonio forzado, etc.) desde un enfoque de derechos humanos y una perspectiva de género e infancia. Debe contar además con una asignación de presupuesto clara y comprometida.

2. Tener rango de Ley Orgánica, consolidando los avances que se han producido en este ámbito en los últimos años y proporcionando un marco de obligaciones estable, dotando de coherencia al ordenamiento jurídico actual.

3. Creación de un organismo coordinador de carácter estatal con una comisión permanente y un equipo técnico multidisciplinar que se encargue entre otras cuestiones del proceso de identificación de las víctimas. Se establecerían dos tipos de identificación: la identificación provisional y la identificación formal.

4. Atención y protección de las víctimas desde una dimensión integral.

Cáritas, en línea con el mensaje del Papa Francisco, con motivo de la pasada Jornada Mundial de Oración y Reflexión contra la Trata de Personas, recuerda que “la trata de personas es violencia” y anima a toda la sociedad a combatir “todas las formas de explotación”.

Cáritas redobla su apuesta por la dignificación de las personas vulnerables a través del uso de tarjetas monedero y códigos QR en las ayudas a la alimentación

El acceso a la alimentación sigue siendo un derecho inaccesible para una parte importante de la población mundial. Según el último informe de la FAO 2022, en el último año, los efectos de la pandemia, los conflictos y los desastres naturales han provocado que 828 millones de personas estén subalimentadas. Esto supone que 150 millones de personas más viven con hambre respecto a 2021.

Este domingo 16 de octubre celebramos el Día mundial de la Alimentación y un año más, la cita no está exenta de desafíos. A los números del hambre se suman los 3.100 millones de personas que no pueden permitirse una dieta saludable a causa del aumento del coste de los alimentos. La nueva coyuntura inflacionista está afectando a muchas familias vulnerables que no habían logrado superar aún los efectos de la crisis económica provocada por la pandemia.

El trabajo de Cáritas implica acompañar a la persona desde una perspectiva integradora y comunitaria, con una orientación que profundice en las causas y, desde aquí, ser capaces de proponer alternativas. Cáritas no mide su trabajo en kilos repartidos, sino en la calidad de la atención de las personas acompañadas y en los procesos transformadores generados hacia la justicia social.

Por ello, desde los servicios de Cáritas y en concreto a través del Programa de Familia, las respuestas a las necesidades de alimentación de las personas y familias se intenta realizar teniendo en cuenta el derecho de las personas a una alimentación saludable y en igualdad de condiciones que el resto de la ciudadanía, a través de acciones que no estigmaticen a las personas generando más desigualdad. Por eso Cáritas camina hacia la autonomía, la dignidad, y la salud integral de las personas dando la oportunidad a estas mismas de que puedan utilizar la red normalizada de comercio y decidir qué desean comer adaptado a sus gustos y a sus costumbres culturales.

De manera complementaria, también se realizan talleres y sesiones formativas con las familias para hacer un buen uso de esas ayudas.

En nuestro país, el 23% de la población ha tenido que reducir gastos en alimentación por problemas económicos. Ese porcentaje escala hasta el 59% cuando se trata de hogares en situación de exclusión social, según el último informe FOESSA presentado a inicios de este año con datos a partir de una encuesta realizada en 2021.

“La subida de la cesta de la compra supone un problema para miles de personas, que, con economías precarizadas, viven la angustia de no poder llevar una buena alimentación a sus hogares. Se trata de otra cara de la pobreza que somete a las personas a unas condiciones de maltrato personal y colectivo que deterioran, no solo la salud física y cognitiva, sino también la psico-emocional”, señala María Martínez del programa por el derecho a una alimentación saludable, sostenible e inclusiva de Cáritas Española.

Más de 1,2 millones de personas atendidas

El año pasado, las 70 Cáritas diocesanas atendieron las necesidades básicas de 1.287.382 personas en situación de vulnerabilidad. Esta cifra es un 20 por ciento superior a la registrada antes del inicio de la pandemia.

Las personas que están acudiendo a Cáritas tienen trabajos precarios o están en desempleo. Tampoco cuentan con redes de apoyo y muchas veces arrastran también una concatenación de problemas, como falta de formación, viviendas precarias, ingresos mínimos o prestaciones que no llegan o casi siempre son insuficientes. “La comprensión de estos problemas estructurales nos exige una atención necesariamente integral, planificada y coordinada entre los diferentes sectores implicados públicos y privados”, recuerda María Martínez.

Esa atención integral ha llevado a Cáritas a trabajar desde tres pilares básicos: la dignidad, la autonomía y la libertad de las personas más vulnerables. Por ello, en los últimos años la Confederación ha redoblado sus esfuerzos para que las personas en situación de vulnerabilidad puedan comprar los productos de alimentación que necesitan de acuerdo a sus propias peculiaridades culturales, sociales, sanitarias y en aquellos establecimientos de su barrio o pueblo que deseen.

“Todo ello se lleva a cabo mediante herramientas que no generan ningún tipo de estigma o discriminación, a través de tarjetas monedero solidarias y tarjetas propias de determinados establecimientos. Otra novedad que estamos incorporando es la utilización de códigos QR para evitar la proliferación de residuos de plástico”, explica María Martínez. “Este cambio de modelo nos permite además disponer de tiempos y espacios para generar comunidades donde podamos encontrarnos, conocernos, relacionarnos y vincularnos desde la vecindad, la amistad. Se trata de experiencias que siembran esperanza”, añade.

Crisis alimentaria en Sahel y Cuerno de África

El informe de la FAO 2022 sobre el Estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo no deja lugar a dudas: el mundo está retrocediendo en sus esfuerzos por contener o reducir el hambre y está muy lejos de poder conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la Agenda 2030 en materia de acceso a una alimentación sana y adecuada.

El acceso a la alimentación es un derecho especialmente vulnerado en África. Cerca de 278 millones de personas pasan hambre en este continente olvidado. Ante esta realidad, Cáritas Española ha puesto en marcha una campaña de captación de fondos para atajar la grave crisis alimentaria que se está produciendo en las regiones del Sahel y el Cuerno de África.

En el Cuerno de África -región que incluye Etiopía, Somalia, Eritrea, Djibouti, Sur Sudán, Kenia y Sudán-, la sequía más severa y persistente de los últimos 70 años está afectando directamente a 36,1 millones de personas, incluyendo 24,1 millones en Etiopía, 4,2 en Kenia, y 7,8 en Somalia, donde se estima que durante este mes de octubre se alcanzará la situación de hambruna.

Hasta un total de seis cosechas consecutivas fallidas por la falta de lluvia, el agotamiento de las reservas de agua, la muerte de casi cuatro millones de cabezas de ganado por falta de pasto y agua, y la subida de un 73% de los precios de los cereales provocada por la guerra en Ucrania, componen un escenario imposible de sobrellevar para las familias, cuyos recursos están agotados.

Según la Oficina de Acción Humanitaria de Naciones Unidas (OCHA), en este 2022 se llegará a la cifra récord de 18 millones de personas en riesgo severo de hambruna, principalmente en Burkina Faso, Mali, Níger y Chad. Por otro lado, más de 6 millones de niños y niñas de estos países habrán sufrido desnutrición severa según UNICEF, lo que convierte a la región del Sahel como una de las zonas del planeta que va a ver más empeorada la vida de su población.

La principal razón de este aumento del hambre es el incremento de la población desplazada que huye de los conflictos interétnicos que sacuden estos cuatro países. Actualmente se calcula que cerca de tres millones de personas han tenido que abandonar sus hogares. Por otro lado, estos cuatros países -Burkina Faso, Mali, Níger y Chad- son los más vulnerables ante el cambio climático con sequías e inundaciones recurrentes que destruyen y anegan las cosechas aumentando de ese modo la inseguridad alimentaria de miles de hogares.

Además de las razones políticas internas y a la medioambientales, la crisis del Covid-19 ha supuesto que numerosos hogares hayan visto reducidos sus ingresos, principalmente los encabezados por mujeres, aumentado más si cabe la brecha con respecto a los hombres. Tras empezar a ver mejorada la situación, la guerra de Ucrania ha supuesto una reducción de cereales en el mercado internacional y, por tanto, un aumento de su precio, lo que ha tenido consecuencias desastrosas para numerosas familias.

Programas de seguridad alimentaria

Cáritas Española a través de sus socios locales está ejecutando diferentes intervenciones tanto con fondos propios como públicos con el fin de contribuir a la seguridad alimentaria de las poblaciones sobre todo en las regiones del norte y centro de Burkina Faso y en las regiones de Segú, Mopti, Gao, Bandiagara y Menaka en Mali. Se estima que más de 200.000 personas se habrán beneficiado de estas acciones, principalmente mujeres y niños y niñas, a lo largo de este año.

De igual manera, Cáritas Española apoya a varias Cáritas de los países del Cuerno de África en su esfuerzo de acompañamiento a las poblaciones más vulnerables, tanto con actuaciones puramente de ayuda humanitaria en aquellas regiones más castigadas por los conflictos armados, la sequía y la inundación, como con creación y refuerzo de cooperativas agrícolas para seguir construyendo familias y comunidades cada vez más resilientes frente a los retos que supone el cambio climático y los efectos de las crisis económicas mundiales.

En este momento, los esfuerzos humanitarios se centran en los territorios más afectados de Sudán del Sur, Etiopía, Somalia y Kenia, donde Cáritas Española interviene a través de las Cáritas locales garantizando una ayuda de calidad enfocada además a reforzar capacidades y ofrecer oportunidades de recuperación en el corto y medio plazo.

Cáritas urge en esta jornada a los poderes públicos y a la comunidad internacional a garantizar la promoción de políticas proactivas que aumenten la disponibilidad y la asequibilidad de alimentos en el mundo. “Invitamos a sumar recursos y voluntad política para alcanzar en 2030 la meta del ‘Hambre cero’ (ODS 2) como una cuestión de justicia social, y a adoptar medidas eficaces que favorezcan una transformación sostenible de los sistemas alimentarios para garantizar el pleno ejercicio del derecho a la alimentación”, asegura Eva Cruz, directora de Cooperación Internacional de Cáritas Española.

El cupón de la ONCE celebra el 75 aniversario de Cáritas

El 75 aniversario de Cáritas es el motivo del cupón de la ONCE del domingo, 23 de octubre. Serán cinco millones de cupones los que lleven por toda España la labor que realiza esta institución de la Iglesia.

Miguel Carballeda, presidente del Grupo Social ONCE, ha entregado a Manuel Bretón Romero, presidente de Cáritas, una lámina enmarcada con este cupón en el que se puede leer el lema ’75 años de amor por los demás’, durante un acto celebrado hoy, en la sede del Consejo General de la ONCE.

Cáritas Española fue instituida en 1947 por la Conferencia Episcopal Española con el objeto de llevar adelante la acción caritativa y social de la Iglesia. A través de su trabajo en el campo de la acción social, la economía solidaria, la incidencia política y la investigación sociológica, Cáritas ha conseguido acompañar y mejorar la autonomía de numerosas personas afectadas por la exclusión y la pobreza.

Toda esta labor ha sido posible gracias a las 73.661 personas voluntarias que forman el pilar básico de la acción de Cáritas, apoyadas por 5.408 personas contratadas. Durante el año 2021, las 70 Cáritas diocesanas -repartidas en más de 5.402 parroquias- han logrado invertir 403 millones de euros. Cerca de 2,62 millones de personas se han beneficiado de los distintos programas que Cáritas ha llevado adelante dentro y fuera de España.

El 69% de sus fondos proceden de donantes particulares, empresas e instituciones, mientras que el 31 por ciento restante son subvenciones de la administración pública tanto a nivel municipal, como nacional o europeo.

Con el afán de mejorar la autonomía de las personas en situación de vulnerabilidad, Cáritas ha centrado gran parte de sus esfuerzos en la economía solidaria. Esto le ha permitido convertirse en la última década en la mayor promotora de empresas de inserción de España con 2.225 puestos de trabajo y 252 líneas de negocio.

En 2018, Cáritas creó además Moda-Re. En pocos años, este proyecto textil confederal se ha transformado en el mayor operador en la recogida y reciclaje de ropa usada en España y uno de los principales de todo el sur de Europa. En 2021, alcanzó 1.136 puestos de trabajo, de los cuales más de la mitad están ocupados por mujeres, mientras que el 48% se reserva a personas en situación o riesgo de exclusión social.

El Sueldazo del Fin de Semana de la ONCE ofrece, todos los sábados y domingos, un premio principal a las cinco cifras y serie de 300.000 euros, más 5.000 euros al mes durante 20 años consecutivos a un solo cupón. Y premios de 2.000 euros al mes durante 10 años consecutivos, a otros cuatro cupones.

Los cupones de la ONCE se comercializan por los más de 19.000 vendedores y vendedoras de la Organización. Además, se pueden adquirir desde www.juegosonce.es, y en establecimientos colaboradores autorizados.

Tierno Diallo: «este contrato de trabajo me da la oportunidad de estar más tranquilo»

Tierno Diallo llegó a España hace seis años. Tiene 24 años y viene de Guinea-Conakri. Antes de llegar a Huelva, pasó por ciudades como Melilla, Málaga y Granada. «Cuando decidí quedarme aquí en España tuve la motivación para aprender de aprender el idioma porque sabía que esa era la llave necesaria para poder acceder a un empleo y poder comunicarme sin problemas. Sabría que el idioma me abriría puertas», cuenta en un perfecto castellano.

En su llegada a España, Tierno solicitó protección internacional por diferentes motivos ligados a la situación familiar y también por la situación política, social y económica que vivía su país y que le ponía en peligro. «Nadie se va de su país si no hay un motivo de peso que lo empuje a ello», aporta Chonchi Martín, técnica del Programa de Empleo de Cáritas Diocesana de Huelva. Después de un tiempo, a Tierno le denegaron esa protección internacional y se quedó en una situación de irregularidad sobrevenida, en una situación muy inestable y sin permiso de trabajo.

Tierno Diallo en el camino hacia la empresa para firmar su contrato

La relación entre Tierno y Cáritas Diocesana de Huelva empezó hace 4 años, cuando empezó a trabajar, gracias a la gestión de la entidad, en una empresa dedicada a los frutos rojos. En ese momento vivía en Almonte, «me sentía muy bien allí, me llevaba bien con mis compañeros de piso y también me sentía muy agusto con la gente del pueblo», dice sincero.

Ahora, gracias al trabajo de mediación laboral que realiza Cáritas con las empresas, Tierno ha conseguido un contrato que le ayudará a regularizar su situación. En este trabajo, Cáritas Diocesana de Huelva acoge a las personas en un primer momento para conocerles, saber su disponibilidad y actitudes para comenzar su inserción sociolaboral. Después de darles toda la información y también asesoramiento, se les informa sobre las condiciones laborales específicas, ajustando sus expectativas a la realidad del mercado, fomentando su motivación y facilitándoles listados de empresas.

Tierno firmando el contrato en la empresa Fresencarna

Es en este punto cuando Cáritas comienza a seleccionar las empresas contactadas según el perfil de los participantes. A través de visitas y entrevistas a empresas seleccionadas, contactos telefónicos, envío de documentación sobre nuestro servicio, página web y fidelización con el objetivo de fortalecer y mantener los vínculos de empresas colaboradoras de años anteriores. Por último Cáritas mantiene un contacto muy estrecho con el empresario y el trabajador para saber cómo van las cosas entre ellos y lograr así que la persona contratada se adapte y mantenga el puesto de trabajo.

Gracias a este trabajo, Tierno ha comenzado esta semana una nueva vida en Fresencarna, una empresa onubense y familiar que en plena campaña puede tener unos 45 trabajadores y trabajadoras en plantilla. Pepe Ángel, director de la empresa, cuenta que «soy de Iglesia y si puedo colaborar con Cáritas y ayudar a personas a regularizar su situación, yo feliz. No hay ningún problema, al contrario». En en camino de vuelta, Tierno sonríe, está feliz. «Firmar este contrato me da mucha tranquilidad. Cáritas me ha ayudado mucho para conseguir este contrato y así obtener mi documentación por arraigo social».

De izquierda a derecha: Tierno Diallo, Pepe Ángel y Chonchi Marín

Ahora Tierno quiere seguir trabajando, estabilizar su situación y poco a poco ir cumpliendo sueños.

Apoyar los sueños de las personas es una de las motivaciones que nos hacen, día a día, seguir trabajando. Porque creemos en el talento y en la igualdad de oportunidades para todos y todas.

#SinCompromisoNoHayTrabajoDecente


De izquierda a derecha: Chonchi Marín, Pepe Ángel y Tierno Diallo

Lorieth Herrera: «gracias a esta formación voy a tener más oportunidades laborales»

Lorieth Emilse Herrera Ramírez tiene 28 años, viene de Venezuela y llegó a Huelva hace tan solo un año. «En este poco tiempo estoy muy agradecida porque todas las personas con las que me he ido encontrando me han ayudado y han sido muy agradables conmigo», cuenta. Su madre llegó a España hace cuatro años y, en una de sus visitas, Lorieth comprendió que tenía que cambiar su vida.

Lorieth estudiaba en su país Ingenieria Civil, pero la situación política que atraviesa Venezuela no le dejó continuar con sus estudios. «Había mucha asfixia para el país y por ello también para la Universidad. Yo quería seguir estudiando pero sabía que en mi país no iba a poder continuar. Por eso intenté buscar otras opciones y me concedieron un convenio para poder seguir con mi carrera en l a Universidad de La Laguna», recuerda.

Ese era el plan hasta que llegó la pandemia y después la erupción del volcán que también arrasó con la idea de ir a estudiar a Santa Cruz de Tenerife. «Entonces, como mi madre ya estaba aquí, decidí venir a Huelva y empezar de cero. Al principio fue muy duro porque echas de menos muchas cosas», se sincera.

Para seguir con sus estudios, Lorieth tenía que hacer un proceso burocrático con su Universidad para que legalizaran lo que hasta ahora tenía cursado. «Pero no es tan fácil cómo lo oyes, eso me costaba un dinero que no tenía. Por eso empecé a trabajar de lo que fuera: limpiando, cuidando a personas mayores…».

En ese momento Lorieth decidió ir a la sede de Cáritas Diocesana de Huelva. Allí comentó su situación, sus ganas de seguir con sus estudios universitarios o de empezar un nuevo curso relacionado con su ámbito. «Cuando Ana, la trabajadora social, me dijo que estaban intentando sacar un curso de energías renovables yo no me lo podía creer». Así pues, en julio de este año Lorieth, junto con 11 personas más, comenzó el curso de Instalaciones de Energía Renovable, (energía solar técnica y energía solar fotovoltaica), «yo venía de estudiar mucho, solo teoría, yo nunca en mi vida he cogido una herramienta, y ahora sé un montón de cosas, he aprendido muchísimo y son cosas que me hacen más independiente. Lo importante es aprender, coger experiencia e ir a por tu meta. Gracias a este curso se me van a abrir muchas más oportunidades», dice sincera.

Mientras Lorieth acaba la formación, está gestionando los documentos para poder entrar el año que viene en una titulación universitaria en la Universidad de Linares para poder seguir con la carrera que empezó en Venezuela. Después, sueña con realizar un Máster en Construcción Sostenible. «Me encantaría poder trabajar dentro de empresas que apuesten por materiales sostenibles en la construcción, creando nuevos materiales que sean respestuosos con el planeta. Me gusta mucho la utilidad que se le puede dar sin neceisdad de tomar más de la naturaleza».

Apoyar los sueños de las personas es una de las motivaciones que nos hacen, día a día, seguir trabajando. Porque creemos en el talento y en la igualdad de oportunidades y sabemos que la formación es vital para encontrar un trabajo digno.

#SinCompromisoNoHayTrabajoDecente

¡A por todas, Lorieth!

Cáritas Diocesana de Huelva apuesta por la formación en energías renovables para obtener un empleo digno

Con motivo de la Jornada Mundial por el trabajo decente el próximo 7 de octubre, Cáritas Diocesana de Huelva quiere visibilizar las acciones que realiza para que todo el mundo pueda tener un trabajo decente

Huelva,  5 de octubre de 2022. Cáritas Diocesana de Huelva ha comenzado un nuevo curso de Instalaciones de Energía Renovable, (energía solar técnica y energía solar fotovoltaica) que permitirá que 12 personas reciban una formación específica para su incorporación al mercado laboral.

Se trata de un curso de formación de 470 horas, dirigida a personas desempleadas y cuya meta es mejorar la cualificación profesional o la inserción laboral mediante la adquisición o mejora de competencias, cualificaciones y conocimientos en una determinada ocupación.

El motivo de elegir este curso es porque la comunidad autónoma de Andalucía se encuentra con una tasa de desempleo del 22,54%, un 6,13% superior al año pasado. En concreto la provincia de Huelva está en un 20,70%, según datos de la EPA del primer trimestre del 2021. “En nuestra ciudad nos encontramos con un yacimiento de empleo muy importante: la ocupación de instaladores de energía renovable. Se trata de un sector en eminente crecimiento, resaltando las condiciones climatológicas favorables que se dan en la provincia de Huelva, que hace que las energías alternativas y ecológicas relacionadas con la luz solar tengan un importante auge”, cuenta Toñi Gallardo, responsable del Área de Empleo de Cáritas Diocesana de Huelva.

El objetivo general del curso es proporcionar a las personas participantes las herramientas y conocimientos teórico y prácticos que les posibiliten la adquisición de las competencias socio-laborales necesarias para acceder al mercado laboral, participando activamente y siendo responsables en su proceso de formación y búsqueda de empleo, así como en la consecución y mantenimiento del mismo.

Para la elección de las personas participantes se han tenido en cuenta diferentes aspectos como los recursos económicos, las responsabilidades familiares fomentando la participación de familias monoparentales, la capacidad de acceso a los servicios públicos, la carencia formativa o la escasez de experiencia laboral por parte de las personas, fomentando así la participación de aquellos perfiles que más necesitaran la promoción y el acceso a derechos.  

Cáritas Diocesana de Huelva apuesta por promover una sociedad más humana y justa para todas las edades

Mañana, 1 de octubre se conmemora el Día Internacional de las Personas de Edad y Cáritas Diocesana de Huelva se suma en su apuesta por promover una sociedad más humana y justa para todas las edades.

Cabe recordar que las personas mayores son el pegamento entre nuestro pasado y nuestro presente yse merecen toda nuestra atención, escucha y amor. Por eso, desde el Programa de Familia de Cáritas Diocesana de Huelva se está impulsando el trabajo con las personas mayores, especialmente con aquellas en situación de mayor vulnerabilidad, tratando de empoderarlas, de evitar su aislamiento y favorecer su participación en la vida de la comunidad.

Este trabajo se viene desarrollando desde hace varios años en la zona de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche, donde se dan numerosos condicionantes específicos derivados del hábitat y de la insuficiencia de servicios y recursos en los pueblos que suponen un desequilibrio en cuanto a derechos y oportunidades y, por tanto, un riesgo para las personas mayores que viven en estos pueblos.

El proyecto pretende contribuir al bienestar cotidiano de las personas mayores de esta zona de manera que puedan mejorar los hábitos de vida saludable, físicos y mentales.

Un ejemplo del trabajo que se realiza es Emilia. Ella vive sola en Cumbres Mayores, sin apoyo familiar en la localidad. Es viuda desde hace muchos años y sufre problemas psicológicos. Para ella es muy importante el apoyo que Cáritas le ofrece porque alivian sus momentos de soledad, la van a visitar, le dan conversación y le hacen sentirse acompañada.
Flora (derecha) es de Aroche y su sobrina se encarga de su cuidado. Aún así, agradece mucho charlar y pasar un rato agradable con otras personas. En este caso con Concha (izquierda), voluntaria de Cáritas que dedica su tiempo a dar una mejor vida a nuestros mayores.
Carmen (izquierda), vecina de Cortegana, no tiene apoyo familiar en la localidad. Por eso Mari (derecha) es la encargada de estar pendiente de prestarle ayuda con las compras , pasea con ella, la lleva a misa…

También se realizan talleres de memoria para trabajar con las personas mayores distintos aspectos y ayudarles a que no pierdan capacidades cognitivas propias de la edad.

Este es el taller de memoria que se realiza en Santa Ana la Real, un pequeño pueblo de 480 habitantes donde no hay muchos recursos básicos. Para las mujeres que participan, el taller les sirve de entretenimiento, para socializar y hablar con las compañeras. Muchas dicen que hablan solas para escuchar a alguien.
Taller de memoria de Aroche celebrando el Día del Alzheimer.

Este proyecto también quiere sensibilizar a los más pequeños de la casa, por eso, organiza diferentes actividades para unir a las nuevas generaciones con nuestros mayores.

Encuentro generacional en Aroche. Trabajaron con los pequeños intentando explicarles la importancia de nuestros mayores y todo lo que pueden enseñarnos.

Un trabajo encomiable que es llevado a cabo por personal técnico y una gran red de personas voluntarias que ofrecen su tiempo a cuidar de las personas mayores y darles la dignidad y el respeto que merecen.

¡Muchísimas gracias!

Iglesia por un Trabajo Decente denuncia el alto desempleo estructural

La actual situación inflacionista, provocada inicialmente por el aumento desmesurado de los beneficios de las empresas de energía, tiene como consecuencia directa el crecimiento del coste de la cesta de la compra y de la vida de las familias trabajadoras. Este contexto es también una amenaza para el empleo que sigue tensionado por el impacto de la pandemia. Con una tasa de desempleo de más del 12%, Iglesia por un Trabajo Decente (ITD), de la cual Cáritas forma parte, denuncia que “aún quedan demasiadas situaciones de vulnerabilidad vinculados al trabajo en nuestro país”.

En su manifiesto, “Sin compromiso no hay trabajo decente”, hecho público con motivo de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente, del próximo 7 de octubre, subraya que “todavía hay millones de personas trabajadoras que siguen sin poder acceder a un empleo de calidad”. “El alto paro estructural y el empleo precario aqueja a miles de personas, sobre todo mujeres y jóvenes”, apunta.

Es el caso de Rosa Casillas, una joven bióloga de 29 años que consiguió emanciparse hace menos de un año. Al igual que muchos jóvenes en nuestro país, esta educadora ambiental hace malabares todos los meses para llegar a fin de mes. “Es una situación que vivo con agobio, ya que hay semanas que compagino cuatro trabajos, uno más estable por las mañanas y otros por las tardes y fines de semana. Es frustrante ver cómo a veces ni con todo mi esfuerzo es suficiente para ahorrar por si viene un mes malo. La temporalidad, el pluriempleo, la inestabilidad horaria. No entiendo por qué las jóvenes tenemos que sufrir una precariedad tan denigrante para intentar tener una vida digna”.

Frente a esta situación, ITD reivindica “la necesidad de seguir vigilando y regulando las condiciones laborales para que sean decentes”. Reclama también que se incorpore a la agenda política las causas que provocan la “tragedia tan extendida” de la siniestralidad laboral, ya que “dos personas trabajadoras mueren cada día en nuestro país, como resultado de no garantizar la seguridad y salud en el trabajo”.

Respuesta necesaria

Para ello, ITD hace un llamamiento “al Gobierno y a los agentes socioeconómicos a comprometerse con el empleo de calidad en un contexto inflacionista de subida de precios que no pueden soportar los salarios de las personas trabajadoras”. “El compromiso de quienes son sensibles a estas situaciones son una respuesta necesaria”, subraya.

En este sentido, la iniciativa urge analizar la propuesta del papa Francisco de reducir la jornada laboral (sin que ello redunde en bajada salarial) como medida de creación de trabajo decente. Asimismo, considera que debe “aflorar el trabajo que se desarrolla en el ámbito de los cuidados y convertirse ya, en trabajo decente”.

Con el objetivo de celebrar y reivindicar el trabajo como derecho y actividad para el cuidado de las personas, del bien común y del planeta, ITD anima a participar en los actos reivindicativos y celebrativos en todas las plazas y parroquias de las diócesis. “Que esta toma de conciencia se vaya convirtiendo en compromiso diario por el trabajo decente”, pide la iniciativa en su manifiesto.

La iniciativa Iglesia por el trabajo Decente (ITD) comenzó su andadura en 2014 y está formado por organizaciones de inspiración católica y congregaciones religiosas, entre las que se encuentran Cáritas, la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC), Justicia y Paz, la Juventud Estudiante Católica (JEC) y la Juventud Obrera Cristiana (JOC). Su objetivo es sensibilizar, visibilizar y denunciar una cuestión esencial para la vida de millones de personas: el trabajo humano y reivindicar el trabajo decente «hacia el interior de estas organizaciones, hacia la Iglesia en general y hacia la sociedad».

Cáritas propone la economía Social y Solidaria como un modelo de crecimiento con impacto positivo en las personas y en el planeta

Desde su creación en 1965, los sucesivos informes FOESSA han constatado la gran influencia que el modelo socioeconómico tiene sobre la evolución de la pobreza y la desigualdad. Los ocho estudios presentados en estos años revelan que la exclusión social ha crecido en los periodos de recesión, pero no se ha reducido durante las épocas de bonanza económica.

Frente a esta realidad, son cada vez más las voces que se alzan para defender términos como una economía humanista o del bien común. Muchos de estos conceptos van tomando forma, mientras que otros ya son una realidad, como la Economía Social. Con más de 100 años de historia, la economía social y solidaria ha demostrado que puede convertirse en un motor de cambio hacia un modelo de desarrollo más integral e inclusivo.

Actualmente, representa el 10 por ciento del PIB en España, engloba a más de 43.000 empresas y ocupa a más de 2,2 millones de personas. Su fuerte arraigo social, su sistema participativo y su máximo respeto a la dignidad humana y el medio ambiente son una prueba solvente de que existen otras maneras de hacer economía.

Esta ha sido algunas de las reflexiones que han surgido en la Jornada ¿Otra economía es posible?, organizada por Cáritas Española y la Fundación Pablo VI. El encuentro -que se puede seguir a través de Youtube– fue inaugurado por Milagros Paniagua, secretaria General de Objetivos y Políticas de Inclusión y Previsión Social; Natalia Peiro, secretaria general de Cáritas Española, y Jesús Avezuela Cárcel, director general de la Fundación Pablo VI.

“Hemos de comprender -señaló Natalia Peiro- que ni las estructuras, ni las organizaciones que los hombres crean son buenas o malas en sí mismas. Tampoco lo es la economía. Depende del modo en cómo hacemos economía, en cómo desarrollamos nuestras actividades económicas, lo que deriva a que se conviertan en unas herramientas nocivas, es decir, contrarias al desarrollo humano; o que sean instrumentos útiles para que las personas podamos satisfacer plenamente nuestras necesidades y así ejercer nuestros derechos de modo completo”.

“Para que el sistema económico actualmente vigente deje de ser injusto, y no promueva la desigualdad, la pobreza, y la exclusión, -añadió Peiro- es necesario que cambie su finalidad, que modifique su objetivo actual, que utilice las herramientas de gestión a favor del desarrollo pleno de cada una y de todas las personas que habitamos el mundo”.

Responsabilidad social de las empresas

En esta labor de transformación, es fundamental, sin embargo, una implicación activa tanto de las personas como de las estructuras y organizaciones del sistema económico.

“Las empresas tienen un papel decisivo a la hora de generar no solo riqueza sino también valor social. Pero para poder llevar a cabo esa función es fundamental que todo el tejido productivo y empresarial -a través de una profunda reflexión- consiga verse a sí mismo como agente que cuida la sociedad en la que opera y a la que pertenece”, subrayó la secretaria general de Cáritas Española.

La responsabilidad social de las empresas se concreta en la creación de un tipo de empleo que, por una parte, “respete la dignidad de la persona y favorezca su completo desarrollo, y, por otra, permita el acceso a derechos directamente vinculados a la renta disponible, mediante unos salarios suficientes”.

Durante su intervención, Milagros Paniagua resaltó que “la equidad y la redistribución eficiente de los recursos hace que las personas se sientan parte de la sociedad y hay que luchar porque esto sea así”. Paniagua recordó que para conseguir la inclusión de las personas más vulnerables es necesario que tanto las administraciones como el tercer sector “trabajen conjuntamente”. “Cada uno tiene su papel en el acompañamiento a los más excluidos, pero tenemos que trabajar con quienes están más cerca de los ciudadanos para que el impacto sea mayor”.

El encuentro contó con la participación de expertos en Economía, empresarios y representantes de la OIT (Organización Internacional del Trabajo); de la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM); la Confederación Empresarial Española de la Economía Social (CEPES), y del Centro Internacional de Investigación e Información sobre la Economía Pública, Social y Corporativa (CIRIEC).

Entre ellos, destacan Aldo Olcese, empresario y especialista en Responsabilidad Social Corporativa (RSC); Jesús Pérez Mayo, profesor titular de Economía Aplicada de la Universidad de Extremadura y patrono de la Fundación FOESSA; Félix Peinado, director de la oficina de la OIT para España; Alfonso Carcasona, empresario y exvicepresidente de CEIM; Adoración Mozas, presidenta de CIRIEC y Juan Antonio Pedreño, presidente de CEPES y Social Economy Europe.

Nuevas iniciativas de economía humanista

Con el objetivo de analizar nuevas propuestas de organización empresarial y económica, la jornada contó también con la presencia de Diego Isabel La Moneda y Pablo Sánchez, fundadores de NESI y B Lab Spain, respectivamente. Se trata de dos iniciativas en el campo empresarial, que han conseguido crear riqueza teniendo en cuenta a las personas y el cuidado del planeta.

Desde el Foro NESI han desarrollado el “Plan A, Economía para la Vida”, una iniciativa colaborativa con 38 Estrategias y 383 propuestas para transformar la economía de España. Diego es co-fundador y director de este Foro. Colabora además con varias redes internacionales de nueva economía, ha sido elegido miembro de la Red de Líderes Responsable de la Fundación BMW y es autor del libro “Yo soy Tú”.

B Lab Spain es una fundación privada que lidera un movimiento global de personas que utilizan la fuerza de las empresas para generar un impacto positivo. Tiene una sólida experiencia en el campo de la evaluación del impacto social y la sostenibilidad empresarial. Es Licenciado en Económicas por la Universidad de Barcelona y Doctor en Administración de Empresas por la Universidad Politécnica de Cataluña.

Cáritas, testimonio de un nuevo modelo económico

Cáritas lleva tiempo trabajando para ser testimonio de un modelo económico que recupere el sentido original de la economía como herramienta de organización de los recursos al servicio de todas las personas para satisfacer sus necesidades y lograr su bienestar, garantizando sus derechos y cuidados del planeta.

Su labor en favor de un modelo que opta por iniciativas empresariales que garanticen el equilibrio entre el crecimiento económico, el cuidado del medio ambiente y el bienestar social, le ha permitido convertirse en la última década en la mayor promotora de empresas de inserción de España con 2.225 puestos de trabajo y 252 líneas de negocio en el año 2021.

En 2018, Cáritas creó además Moda-Re. En pocos años, este proyecto textil confederal se ha convertido en el mayor operador en la recogida y reciclaje de ropa usada en España y uno de los principales de todo el sur de Europa. En 2021, alcanzó 1.136 puestos de trabajo, de los cuales más de la mitad están ocupados por mujeres, mientras que el 48% se reserva a personas en situación o riesgo de exclusión social.

La Casa de la Buena Madre: construyendo un futuro para jóvenes migrantes

La casa de la Buena Madre nace como una respuesta de la iglesia a la necesidad de abordar  y atender la  realidad de aquellos jóvenes migrantes que, después de salir de centros de tutela o emergencia tras llegar a la mayoría de edad, se veían literalmente en la calle.  En este sentido, Cáritas Diocesana de Huelva tuvo claro desde el primer momento la necesidad de ofrecer un espacio de acogida y dignidad que permitiese potenciar la inclusión social de estos menores, así como la convivencia ciudadana y la participación de los jóvenes migrantes en la comunidad.

Huelva, por su cercanía a la frontera sur, por ser lugar de llegada de  miles de personas temporeras  a la llamada de la campaña agrícola de los frutos rojos y por la existencia de asentamientos chabolistas de inmigrantes, es un lugar en el que se pone de manifiesto la realidad de muchos jóvenes viviendo realidades de vulneración o exclusión y que lo único que necesitan es una oportunidad para desarrollarse personalmente y labrarse un futuro. Solo a través de  alternativas creativas y  de empatía  a estas situaciones de injusticia y falta de acceso a los derechos humanos podemos acercarnos a la justicia social y combatir así todas las desigualdades, discriminaciones y el estigma social.

Se trata de jóvenes que por el momento vital que están viviendo, por las dificultades de acceso a vivienda, educación, formación o empleo, necesitan de un apoyo y seguridad  que les ayude a su transición a la vida adulta. Partimos de la base de las potencialidades personales  y por ello los procesos son independientes y personales. A todos les une una dura realidad que queda atrás pero también sus ganas de tener un futuro mejor para ellos y para sus familias.

El trabajo de Cáritas prioriza en la cercanía de la acogida, el acompañamiento en los buenos y los malos momentos y, sobre todo, en lograr que estos jóvenes logren la soñada independencia, no sólo centrada en la mera capacidad de vivir por sí mismos sino en el sentido de ser parte de una comunidad que les haga sentirse vecinos y participantes activos de la misma

Desde el inicio del proyecto, la riqueza de diferentes puntos de vista sociales y culturales sobre un mismo tema, las tradiciones propias, la comida, la forma de relacionarse con Dios nos ha permitido  reconocernos en la riqueza de lo diverso y en la cultura del entendimiento.

Ahora en la casa viven Cheikh, Zakaria, Youssef, Mouhcine, Oussama y Ebrima…. todos ellos con unas ganas de salir adelante que contagian y llenan de esperanza  a quien conoce  la Casa de la Buena Madre; la que ahora les acoge, les da la seguridad y el amor necesario para que  sigan aportando mucho más a todos  de que lo a veces reciben a cambio.

Por último, desde Cáritas Diocesana de Huelva quieren agradecer a los  Hermanos Maristas, que han cedido este espacio a la entidad para que desde la comunión y el compromiso puedan seguir construyendo un futuro para estos jóvenes. 

Este proyecto está financiado por la Dirección General de Políticas Migratorias de la Junta de Andalucía.